WRC 6

Estándar

El juego con la licencia oficial del Mundial de Rally no le saca tanto jugo como alguno de sus rivales, menos con Dirty Rally.

 Alain Jarnoiu de Kylotonn Games insistía el pasado verano ante el micrófono de Gamereactor que habían tomado buena nota de lo que decían los jugadores de WRC 5. Entre otras cosas, estaban al tanto de las carreteras y caminos de la entrega del año pasado eran demasiado planas, y por tanto se proponían a aplicar buenas dosis de desnivel. Pero parece que han interpretado el feedback de los jugadores al revés.

Cuando empiezas a conducir sobre un coche de WRC 6 te das cuenta de que la revolución prometida aun no ha llegado. De que, más bien, sería más apropiado haber llamado a este juego “WRC 5.2” y no considerarlo una nueva entrega. Desde luego que han moldeado los trazados, por ejemplo, pero es solo una ñapa visual porque, una vez que asimilas esa impresión inicial y te haces a la idea de que vas a pegar más botes que nunca, te das cuenta de que solo es una apariencia. La sensación que tienes al conducir sobre los cambios de rasante son prácticamente las mismas y al final da casi lo mismo estar condiciendo sobre pistas de grava en Gales que sobre carreteras de asfalto en Alemania. Fue uno de los grandes fallos de 2015 y con mucho pesar comprobamos que vuelve a serlo en 2016.

Por suerte hay otros cambios que sí han surtido efecto. Por ejemplo, se ha reducido la cantidad de “arbustos Chuck Norris”, es decir, esos objetos teóricamente blandos que hacen que tu coche quede completamente reventado con tan solo rozarlos por un píxel. Además, el modo carrera (campaña) ahora es más variado y satisfactorio gracias a la introducción de rankings online. Y, por encima de todo, está la gran mejoría que ha experimentado el multijugador online para hasta ocho pilotos, que se suma satisfactoriamente al multijugador local a pantalla partida. Aquí el estudio sí ha conseguido ofrecer lo que había prometido previamente.

WRC 6
WRC 6WRC 6WRC 6

No es tan sorprendente que hayan aparecido algunos malos nuevos, como por ejemplos las “vallas Arnold Schwarzenegger”. Son parientes de los elementos del escenario que ya conocíamos, pero al menos no son tan molestos. Estos separados están sorprendentemente bien anclados al terreno y aguantan las embestidas de nuestros vehículos a 200 Km. por hora sin ningún problema. Sin embargo, son amables como un poli de guardería y de un rebote te devuelven hasta tu posición, incluso hay ocasiones en las que se le puede sacar provecho como en un juego de karts. Efectivamente, no es propio de un simulador.

El apartado visual de WRC 6 tampoco es digno de un premio. Si coges la herramienta de repetición y te pones a buscar vas a encontrar momentos en los que se ve espectacular y te vas a preguntar, ¿no podría ser todo el tiempo así? Pero no es la tónica general. Sin embargo, sí hay que mencionar que la tasa de fluidez de la imagen es buena, mucho mejor que en 2015, y puesto a elegir prefiero más fotogramas por segundo que píxeles por objeto.

A quien no hay por dónde cogerle el punto es al copiloto, que sigue siendo tan pesado e inútil como de costumbre. Es cierto que esto es algo que está costando que hagan bien todos los títulos del género. Aunque no es tan desastroso en esta ocasión, hemos sufrido demasiadas veces la descoordinación entre la indicación que aparece en pantalla y la que da de voz tu compañero. Lo que menos nos gusta es que hay momentos en los que pega unas voces que te dejan completamente descolocado. “¡FRENA!” te grita, y te dan ganas de responderle “¡Ya lo sé, narices!”.

Uno de los aspectos de WRC 6 que nos ha dejado más insatisfechos es lo poco que se ha aprovechado la licencia World Rally Championship en el título. Teniendo acceso a todo, se han quedado con menos de la mitad. Por ejemplo, de los más de 20 tramos que hay en un rally se han quedado en una cantidad que ronda entre los 5 y los 8, que además son más cortos que los reales. Es especialmente frustrante comprobar que se han dejado fuera secciones de renombre como la espectacular Cresta Colin de Suecia. Se puede entender que haya jugadores que puedan verse sobrecogidos por una simulación total y un calendario tan amplio, o que el equipo no tenga recursos para abarcarlo todo, pero los fans se están perdiendo gran parte de lo que buscan.

Al final, lo que queda claro es que el juego no tiene suficiente fuerza como para sustentar esta licencia y que además tampoco va mejorando a un ritmo que te haga pensar que en el futuro lo tendrá. No hay diferencias de calidad y de cantidad respecto a WRC 5 a excepción de algunas mejoras puntuales, pero esas no sirven para llegar al nivel que tienen Dirt Rally o Sebastien Loeb Rally Evo. Y hemos dejado como punto final de comparación lo más importante: las físicas que mueve WRC 6 no están ni cerca de las de sus rivales. Podemos estar ante un videojuego entretenido, eso no se lo voy a negar, pero hay mejores opciones tanto en simulación como en arcade.

El Mundial de Rally aun está esperando un juego oficial que marque la diferencia con el resto. Sí, sueño con que los creadores de Dirt Rally se decidan a comprar las licencias WRC y WRX, porque Codemasters tiene la experiencia y la tecnología que pueden devolver la gloria a este viejo género de la conducción.

 WRC 6 – Super Special Trailer
WRC 6

Esta entrada permite pingbacks y trackbacks.

Entrada de un compañero que lo permita: Tips And Facts

Como realizar las siguientes acciones en Blogger.

Estándar

  • Crear una entrada que contenga imágenes y enlaces, y programarla para que se publique en una fecha concreta:

  1. Inicia sesión en Blogger.
  2. Al lado del título del blog, haz clic en Crear entrada nueva .
  3. Crea o edita una entrada para añadir las imágenes que quieras.
  4. En el editor de entradas, haz clic en Insertar imagen .
  5. Elige la ubicación donde se encuentre la imagen que quieras subir.
  6. Elige las imágenes que quieras subir.
  7. Haz clic en Añadir las imágenes seleccionadas.
  8. Cuando veas la imagen en tu entrada, haz clic en ella si quieres cambiar su tamaño, pie de foto o posición dentro de la página.
  9. Haz clic en Guardar para guardar tu entrada sin publicarla. Para publicarla, haz clic en Publicar.

-Para programarla y se publique en una fecha concreta:

  1. A la derecha, haz clic en Configuración de la entradaa continuaciónProgramar.
  2. Elige una hora y fecha para publicarla.
  3. Haz clic en Listo.
  4. Para configurar tu zona horaria:
  5. En el escritorio principal, en el menú de la izquierda, haz clic en Configuracióna continuaciónIdioma y formato.
  6. En “Formato”, selecciona la zona horaria que quieras.
  7. Haz clic en Guardar configuración (arriba a la derecha).
  8. En lugar de mostrar la entrada entera, puedes mostrar solo un resumen con un enlace “Más información”.

    1. Inicia sesión en Blogger.
    2. Haz clic en el blog.
    3. Haz clic en la entrada.
    4. En la ventana de redacción, coloca el cursor en el sitio en el que quieras cortar el texto.
    5. Coloca el cursor donde quieras poner el enlace “Más información”.
    6. Haz clic en Insertar salto de línea .
  • Activar la moderación de comentarios y, posteriormente, aprobarlos:

    1. Inicia sesión en Blogger.
    2. Selecciona el blog que quieras modificar.
    3. En el menú de la izquierda, selecciona Configuración > Entradas, comentarios y elementos compartidos.
    4. Configura la ubicación de tus comentarios, quién puede comentar tus entradas y otros ajustes:
      • Si quieres que tú y tus lectores podáis contestar a los comentarios justo después de la entrada, selecciona Debajo de la entrada.
      • En “¿Quién puede comentar?”, selecciona Usuario registrado si quieres permitir que se escriban comentarios con OpenID y con otras cuentas.
      • En “Moderación de comentarios”, elige la frecuencia con la que se deben aprobar los comentarios.
      • Si quieres que se muestren todos los enlaces en Internet que hacen referencia a tu blog, selecciona Mostrar en el menú desplegable que aparece junto a “Mostrar backlinks”.
    5. Haz clic en Guardar configuración.

    -Aprueba o elimina un comentario

    1. Inicia sesión en Blogger.
    2. Selecciona el blog que quieras modificar.
    3. En el menú de la izquierda, haz clic en Comentarios > Esperando moderación.
    4. Lee el comentario y apruébalo, elimínalo o márcalo como spam.

    Publicar o rechazar comentarios por correo electrónico

    Si indicas una dirección de correo electrónico para gestionar los comentarios, recibirás un mensaje cada vez que alguien escriba un comentario nuevo.

    En el mensaje que recibas, haz clic en Publicar o en Rechazar.

    Cuando rechazas un comentario, este se elimina.

  • Modificar la plantilla de diseño o sustituir el tema del blog:

    1. Inicia sesión en Blogger.
    2. Selecciona el blog que quieras modificar.
    3. En el menú de la izquierda, haz clic en Plantilla.
    4. Debajo de “El blog ahora”, haz clic en Personalizar.
    5. Escoge una plantilla en el carrusel de arriba. Debajo del carrusel tienes una vista previa, donde se muestra cómo quedaría tu blog.
    6. Con el menú de la izquierda puedes personalizar el fondo, ajustar las anchuras, el diseño y otras opciones de configuración.
    7. Para que entren en vigor tus cambios, haz clic en Aplicar al blog (arriba a la derecha).

     

Cuatro tipos de blogs diferentes

Estándar

Blog Temático:

TECACC : Es un blog en el que solamente se habla de tecnología. Postea diferentes ramas de la tecnología con información muy interesante.

Blog Personal:

El blog de Clara Ávila: Postea diferentes temas en su blog personal de gran popularidad. Tiene un formato personal y es muy activo.

Fotolog:

FotoEnfocate : Blog peruano dedicado a la publicación de imágenes, solamente tiene esa función y es muy activo.

Microblog:

Twitter: es una aplicación web gratuita de microblogging que reúne las ventajas de los blogs, las redes sociales y la mensajería instantánea.

 

Lista de Palabras prohibidas en el blog

Estándar

1. Abanto
2.
Abrazafarolas
3.
Adufe
4.
Alcornoque
5.
Alfeñique
6.
Andurriasmo
7.
Arrastracueros
8.
Artabán
9.
Atarre
10.
Baboso
11.
Barrabás
12.
Barriobajero
13.
Bebecharcos
14.
Bellaco
15.
Belloto
16.
Berzotas
17.
Besugo
18.
Bobalicón
19.
Bocabuzón
20.
Bocachancla
21.
Bocallanta
22.
Boquimuelle
23.
Borrico
24.
Botarate
25.
Brasas
26.
Cabestro
27.
Cabezaalberca
28.
Cabezabuque
29.
Cachibache
30.
Cafre
31.
Cagalindes
32.
Cagarruta
33.
Calambuco
34.
Calamidad
35.
Caldúo
36.
Calientahielos
37.
Calzamonas
38.
Cansalmas
39.
Cantamañanas
40.
Capullo
41.
Caracaballo
42.
Caracartón
43.
Caraculo
44.
Caraflema
45.
Carajaula
46.
Carajote
47.
Carapapa
48. Carapijo
49.
Cazurro
50.
Cebollino
51.
Cenizo
52.
Cenutrio
53.
Ceporro
54.
Cernícalo
55.
Charrán
56.
Chiquilicuatre
57.
Chirimbaina
58.
Chupacables
59.
Chupasangre
60.
Chupóptero
61.
Cierrabares
62.
Cipote
63.
Comebolsas
64.
Comechapas
65.
Comeflores
66.
Comestacas
67.
Cretino
68.
Cuerpoescombro
69.
Culopollo
70.
Descerebrado
71.
Desgarracalzas
72.
Dondiego
73.
Donnadie
74.
Echacantos
75.
Ejarramantas
76.
Energúmeno
77.
Esbaratabailes
78.
Escolimoso
79.
Escornacabras
80.
Estulto
81.
Fanfosquero
82.
Fantoche
83.
Fariseo
84.
Filimincias
85.
Foligoso
86.
Fulastre
87.
Ganapán
88.
Ganapio
89.
Gandúl
90.
Gañán
91.
Gaznápiro
92.
Gilipuertas
93.
Giraesquinas
94.
Gorrino
95.
Gorrumino
96.
Guitarro
97.
Gurriato
98.
Habahelá
99.
Huelegateras
100.
Huevón
101.
Lamecharcos
102.
Lameculos
103.
Lameplatos
104.
Lechuguino
105.
Lerdo

susan

106. Letrín
107.
Lloramigas
108.
Longanizas
109.
Lumbreras
110.
Maganto
111.
Majadero
112.
Malasangre
113.
Malasombra
114.
Malparido
115.
Mameluco
116.
Mamporrero
117.
Manegueta
118.
Mangarrán
119.
Mangurrián
120.
Mastuerzo
121.
Matacandiles
122.
Meapilas
123.
Melón
124.
Mendrugo
125.
Mentecato
126.
Mequetrefe
127.
Merluzo
128.
Metemuertos
129.
Metijaco
130.
Mindundi
131.
Morlaco
132.
Morroestufa
133.
Muerdesartenes
134.
Orate
135.
Ovejo
136.
Pagafantas
137.
Palurdo
138.
Pamplinas
139.
Panarra
140.
Panoli
141.
Papafrita
142.
Papanatas
143.
Papirote
144.
Paquete
145.
Pardillo
146.
Parguela
147.
Pasmarote
148.
Pasmasuegras
149.
Pataliebre
150.
Patán
151.
Pavitonto
152.
Pazguato
153.
Pecholata
154.
Pedorro
155.
Peinabombillas
156.
Peinaovejas
157.
Pelagallos
158.
Pelagambas
159.
Pelagatos
160.
Pelatigres
161.
Pelazarzas
162.
Pelele
163.
Pelma
164.
Percebe
165.
Perrocostra
166.
Perroflauta
167.
Peterete
168.
Petimetre
169.
Picapleitos
170.
Pichabrava
171.
Pillavispas
172.
Piltrafa
173.
Pinchauvas
174.
Pintamonas
175.
Piojoso
176.
Pitañoso
177.
Pitofloro
178.
Plomo
179. Pocasluces
180.
Pollopera
181.
Quitahipos
182.
Rastrapajo
183.
Rebañasandías
184.
Revientabaules
185.
Ríeleches
186.
Robaperas
187.
Sabandija
188.
Sacamuelas
189.
Sanguijuela
190.
Sinentraero
191.
Sinsustancia
192.
Sonajas
193.
Sonso
194.
Soplagaitas
195.
Soplaguindas
196.
Sosco
197.
Tagarote
198.
Tarado
199.
Tarugo
200.
Tiralevitas
201.
Tocapelotas
202.
Tocho
203.
Tolai
204.
Tontaco
205.
Tontucio
206.
Tordo
207.
Tragaldabas
208.
Tuercebotas
209.
Tunante
210.
Zamacuco
211.
Zambombo
212.
Zampabollos
213.
Zamugo
214.
Zángano
215.
Zarrapastroso
216.
Zascandil
217.
Zopenco
218.
Zoquete
219.
Zote
220.
Zullenco
221.
Zurcefrenillos

Coloriuris o Creative Commons

Estándar

Coloriuris viene a ofrecer un tipo de contrato de cesión de derechos, similar a Creative Commons, para propietarios de blogs, páginas webs y contenidos audiovisuales. Mediante códigos de colores se puede elegir el tipo de licencia elegida que, incluido el código en tu sitio ofrece un popup con las condiciones de la misma.

Como principal diferencia parece que mientras que Creative Commons son titulares de la marca y cualquier día podrían cobrar por el “servicio”, coloriuris cede una licencia de uso de la marca y garantía de que siempre será gratuito.

CC se basa en la inclusión de un icono que redirige a un texto con manifestación unilateral de cesión de derechos, coloriuris son contratos de cesión de derechos, de tal forma que los visitantes de un sitio web pueden aceptar el contrato que les propone el autor de los contenidos, quedando copia del contrato para las dos partes. Esta diferencia se observa con mayor claridad respecto a la llamada “cláusula vírica” de las soluciones copyleft (como por ejemplo la licencia GPL). Por otra parte, tampoco deja de ser de interés el hecho de que CC no asume responsabilidad alguna, cosa que si hace coloriuris.

Por supuesto, este tipo de licencias no están reflejadas en ordenamiento jurídico alguno pero pueden ser aludidas en caso de conflictos que, recientemente, han recibido refrendo y ya hay precedentes de su validez. No obstante, también hay opiniones que creen que las CC podrían ser ilegales, pero directivos de CC se defienden.

 

Encuesta sobre el blog

Estándar